LA BELLEZA DE LA AUTOESTIMA

Cartucheras, ojeras, kilitos de más, estrías, acné, líneas de expresión. En este artículo hemos querido tratar uno de los problemas más comunes en las mujeres actuales: la baja autoestima. Efectivamente, los complejos no están en nuestro cuerpo, sino en nuestra mente.

Este es un post muy especial que queremos dedicar a todas vosotras, para ayudaros en el escarpado camino de la aceptación y el amor propio. ¡Empecemos!

¿Qué es la autoestima?

Llamamos autoestima a las creencias, evaluaciones, percepciones y pensamientos que tenemos sobre nosotr@s mism@s. Es la valoración que hacemos basándonos en nuestras propias experiencias. Pero ¡ojo! Esta valoración es totalmente subjetiva.

La autoestima tiene funciones psicológicas importantes como:

  • Hacer que te sientas bien con quién eres
  • Reducir las consecuencias negativas de los rechazos
  • Protegerte de emociones como el miedo
  • Motivarte para alcanzar tus metas

Estas funciones son claves a la hora de crecer como personas y poder tener una vida plena. La autoestima va evolucionando con nosotr@s y nuestras experiencias y no depende de lo que eres o tienes, sino de cómo te aceptas a ti mism@, con tus fortalezas y debilidades y reconociendo tu valor como persona.

Autoestima baja

Cuando hablamos de baja autoestima, hablamos de una percepción negativa sobre un@ mism@, lo que nos puede limitar enormemente en nuestro día a día. Al no confiar en ti, probablemente dejes de tener ciertos encuentros sociales, de probar cosas diferentes y plantearte nuevos retos.

¿Tengo baja autoestima?

Es posible que tengas baja autoestima si:

  • Te sientes inferior a los demás y necesitas su aprobación
  • No tienes seguridad en ti misma
  • Evitas mirarte al espejo
  • Te desmotivas fácilmente y no terminas las tareas que empiezas
  • No tomas la iniciativa
  • Evitas hacer lo que deseas por miedo a fracasar ya que piensas que no lo lograrás
  • Experimentas con frecuencia sentimientos de culpabilidad
  • No crees que eres especial ni ves cosas positivas en ti
  • No te sientes atractiva
  • Evitas las relaciones sociales
  • No expresas tus gustos y opiniones por miedo o porque crees que no tienen valor
  • Sientes ansiedad y mucha tristeza
  • No valoras lo que consigues. Casi nunca estás content@ con lo que haces, piensas que podría estar mejor
  • Te sientes con frecuencia evaluad@ en situaciones sociales
  • Piensas que no tienes nada que aportar
  • Te cuesta decidir por miedo a equivocarte
  • Envidias a otras personas. Ves al resto superior a ti y desearías ser como ellos
  • Sueles atribuir a causas externas tus logros (creyendo que has tenido suerte) y a causas internas mis fracasos (pensando que eres un desastre)
  • Te cuesta imponerte y te dejas pisar con facilidad
  • No crees ser merecedora de cosas buenas
  • No te sientes feliz y realizada
  • Tienes más presentes tus debilidades que tus fortalezas

Si te has sentido identificad@ con algunas de estas afirmaciones, cosa que es perfectamente normal en las mujeres de hoy en día, probablemente tengas que dedicar un tiempo a mejorar y trabajar tu autoestima. Verás cómo, al hacerlo, van desapareciendo las inseguridades y miedos que te impiden alcanzar tu mejor versión y quererte como te mereces.

A continuación veremos cómo afecta la autoestima baja a nuestras vidas para luego  centrarnos en la autoestima en el mundo de la belleza y, por último, os daremos unos consejos útiles y con base científica para que construyáis una buena y sólida autoestima basada en el respeto, la aceptación y un gran amor propio.

Profecía autocumplida

Una de las formas en la que afecta la baja autoestima es a través de la profecía autocumplida. ¿Qué quiere decir esto? Si tú no te sientes valios@, terminarás comportándote como si realmente no lo fueras. La baja autoestima puede condicionar la conducta de las personas para que acaben conformando sus sospechas. De este modo, entramos en una espiral de negatividad: piensas que no vales, te comportas como si no valieras y buscas resultados que confirmen esa afirmación. Es importante romper con estas dinámicas, no es fácil pero ¡merece la pena!

La belleza y la autoestima en las mujeres

El 69% de las mujeres de todo el mundo y el 65% de las niñas, se sienten presionadas por los medios de comunicación y la sociedad para alcanzar una belleza irreal.

La Dra. Susan Paxton, profesora de psicología y ciencia de Trobe University, y la Dra. Nancy Etcoff, profesora clínica en Harvard Medical School, realizaron un estudio en mujeres llamado ‘La verdad sobre la belleza 2010’  en el que concluyeron que, actualmente, 6 de cada 10 mujeres tienen comportamientos que pueden poner en riesgo su salud, todo por estar descontentas con su apariencia física. También observaron un descenso en el nivel de confianza de las mujeres con respecto a su apariencia, comparada con el de otros años.

Esto es lo que ocurre cuando la belleza ideal, impuesta por la publicidad, medios de comunicación y la sociedad en general es, más bien, irreal. Los estereotipos con los que nos bombardean constantemente son inalcanzables, directamente no existen.

Se ha podido comprobar que ni las propias modelos están a gusto son su cuerpo. Le exigencia a las mujeres parece que no tiene límites, ¿acaso existe la perfección? Y lo más importante, ¿es la perfección lo que nos venden los medios de comunicación? Ni mucho menos. Hay que separar el marketing de la vida real. Ser conscientes de que las modelos que vemos continuamente son un producto, una estrategia para despertar el deseo de las mujeres de ser como ella.

Otro aspecto importante en el que incide la publicidad es la juventud. Nadie es joven eternamente. Hay que cuidarse y mantener la piel y el cuerpo lo más saludable posible pero no a costa de nuestra salud, ni física ni mental. La sociedad no habla de todo lo bueno que te dan los años, de lo bello que es ganar en confianza y experiencias, de que cada momento de la vida tiene algo especial.

Sé tu mejor versión en cada momento, mímate y sácate el máximo partido, cultiva tu cuerpo, tu mente y tu espíritu para conseguir una autoestima equilibrada que dependa únicamente de ti.

¿Autoestima o autoestigma?

¿Quién es tu peor enemigo? En 2014, el psicólogo Hal Hershfield, de la Universidad de Ucla, realizó esta pregunta a un millar de personas. La mitad de las respuestas fue: yo mism@.

Hoy en día la mayoría de mujeres cambian autoestima por autoestigma. Se dejan vencer por sus miedos y prejuicios y, en el plano de la belleza, se castigan a sí mismas por no cumplir los estereotipos y cánones de belleza impuestos por la sociedad actual.

Somos bombardeados constantemente por los medios de comunicación y las redes sociales por un mundo de apariencia y unos ideales de belleza fruto del marketing y totalmente irreales. La comparación y el querer ser perfecta están a la orden del día.

Como os explicamos en nuestro primer artículo ¿Ser guapa o estar guapa? la belleza supuestamente ideal es algo que va cambiando en función del país, la cultura y el momento histórico en el que nos encontremos. Cuando nuestras referencias son todas del exterior, ya sea publicidad, entorno, opiniones ajenas…nuestra autoestima depende del contexto, que además es cambiante, generando insatisfacción. Para tener una buena autoestima, el foco no debe estar en el exterior. Tenemos que prestar atención a nosotros mismos y trabajar la aceptación propia.

¿Cómo tener una buena autoestima?

A continuación te proporcionamos varias estrategias para conseguir tener una autoestima a prueba de bombas. Muchos de estos métodos han sido creados por importantes investigadores, que han demostrado que pueden mejorar nuestra autoestima. No hablamos de magia sino de recursos que han ayudado a muchísimas personas a vivir mejor y que también a ti te pueden ayudar. ¡Vamos allá!

1. Encuentra el origen de tu baja autoestima

Para poder trabajar nuestra autoestima es conveniente conocer qué nos ha llevado a tenerla tan baja. Saber de dónde proviene nuestra inseguridad es importante a la hora de adoptar estrategias y de replantearnos nuestras creencias.

Empieza a investigar. ¿Por qué tengo miedo?

2. Transforma tus pensamientos negativos

Se dice que la mente no está programada para buscar siempre el lado positivo. El doctor Cacioppo concluyó que los humanos estamos diseñados para valorar más lo negativo que lo positivo. Por eso se suele olvidar más rápido de lo bueno. Es el llamado sesgo de negatividad, un vestigio evolutivo que nos sirve para detectar amenazas, incluso cuando no existen. Este sesgo es el responsable de que desconfiemos de los extraños, de que pensemos que la gente nos está mirando, etc.

Las emociones negativas tienen un sentido adaptativo, nos sirven para realizar cambios profundos y poder así solucionar el problema. Lo peligroso es cuando nos dejamos dominar por esa negatividad.

Muchos de los pensamientos negativos que tenemos son completamente irracionales, no son nada objetivos. Quizás no tengas control sobre ciertas cosas del exterior pero sí puedes controlar tus pensamientos. Entrena tu mente y comienza a crear pensamientos positivos. Intenta no decirte frases que empiecen por no, aunque sean positivas, ya que el cerebro piensa en imágenes. NO digas NO.

Es normal que acudan a tu mente pensamientos negativos, escúchalos, identifícalos sin bloquearlos, y saca algo positivo de ellos, aprende. En un estudio se comprobó que los participantes que identificaban en voz alta la emoción que estaban sintiendo, reducían el impacto de la emoción en ell@s mism@s.

Cambia el “no puedo” por el “lo haré”.  Pasa el foco de las cosas malas a las cosas buenas y verás cómo tu vida también se transforma.

3. Ponte metas alcanzables

Cuando conseguimos algo que nos habíamos propuesto, aumentamos nuestra satisfacción y nuestra autoestima. Comienza poniéndote metas realistas que puedas cumplir, relativamente fáciles,  y poco a poco ve aumentándolas. Si fracasas en alguna, no te castigues, es completamente normal. Aprende de los errores y vuelve a intentarlo.

4. Inténtalo aunque sepas que vas a fracasar

Se ha demostrado que el mayor enemigo de nuestra autoestima es el no hacer nada.

Cuando nos sentimos amenazados, adoptamos conductas de evitación para reducir los sentimientos negativos, pero no deja de ser un parche que, además, nos impide avanzar. Esto nos lleva a no intentar muchas veces algo que queremos por la ansiedad que nos provoca el fracaso.

¡Enfréntate a tus miedos y hazlo! La autoestima no depende del resultado sino de que actúes. La ciencia nos dice que aumenta nuestra autoestima cuando nos enfrentamos a las situaciones, y disminuye al evitarlas.

5. Perdónate

No somos perfectos, ni deberíamos querer serlo. El principal objetivo en la vida es ser feliz. Para conseguirlo tenemos que aceptar lo que no hacemos bien y aprender de ello. ¿Por qué no le prestamos más atención a aquello que se nos da estupendamente, a lo bueno que tenemos y lo bueno que somos? Premiarnos de vez en cuando es importante.

Ni siquiera es recomendable obsesionarte con ser feliz. La satisfacción es algo que llegará si cada paso que das está en consonancia con lo que eres y buscas.

No juzgues con dureza tus decisiones del pasado. Intenta comprender que tomaste aquellas decisiones en una situación determinada y con una perspectiva diferente a la que hoy tienes. Es injusto valorar tu pasado teniendo en cuenta las nuevas herramientas que has adquirido en el presente. Antes no podías pero ahora es el momento de aplicarlas a acontecimientos actuales.

Y si te equivocas, ¡enhorabuena! Eso es lo que lo has intentado.

En un meta análisis se demostró que las personas que se tratan con más cariño y perdón tienen menos ansiedad y depresiones.

Ejercicio práctico:

Te recomendamos que escribas una carta con todo lo que no te gusta de ti y lo que te hace sentir mal y culpable. Después léela y piensa en cómo mejorar todo eso. Por último despídete de la carta y rómpela, hazla añicos junto a todos esos sentimientos negativos. Ahora tienes la oportunidad de volver a comenzar.

6. Identifica tus verdaderas fortalezas

Para tener autoestima necesitas saber que hay algo bueno en ti. De hecho, hay muchísimas cosas buenas en ti. Identificarlas es un reto para las personas con poca autoestima ya que no ven lo bueno que tienen, no lo saben identificar

Te recomendamos un ejercicio práctico:

  • Anota cinco logros que hayas conseguido en tu vida. No hace falta que salves el mundo, sirve cualquier cosa que sientas que haya sido un paso adelante en tu crecimiento, como aprender a hacer algo, terminar una carrera o ayudar a alguien.

¿Te cuesta encontrarlos? Eso es porque eres muy dur@ contigo mismo@. Piensa en ti con los ojos de otra persona, ¿los ves ahora?

  • Escribe qué características personales positivas necesitaste para conseguircada uno de los logros. Esas son algunas de tus fortalezas.

Pensar en tus puntos fuertes antes de realizar una tarea importante puede ayudarte a mejorar el resultado.

7. Utiliza posturas de poder para aumentar tu confianza

Investigadores como la Dra. Amy Cuddy concluyen que la autoestima, además de en la mente, tiene parte de origen en el cuerpo. El lenguaje no verbal afecta de manera directa al estado anímico.

Adopta una postura erguida y expansiva al sentirte abatid@, con la cabeza elevada, los hombros hacia atrás y las manos en las caderas. A esto se le llama posturas de poder, y  mantenerlas durante 2 minutos es tiempo suficiente para aumentar la confianza. Además, puede disminuir los niveles del cortisol, hormona de estrés y ansiedad, en un 25%.

8. Practica ejercicio

Muchos estudios dicen que hacer deporte aumenta la autoestima a corto plazo. Por tanto, es una buena forma de empezar el camino del amor por un@ mism@.

Realizar 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado al día bastan para reducir los niveles de cortisol y aumentar el bienestar al liberar beta-endorfinas. Además el ejercicio viene bien para incrementar la capacidad mental ya que aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, entre otras cosas.

9. No te compares

Cada persona es diferente y, hoy en día, lo típico es comparar. ¡Evita hacerlo! Dicen que las comparaciones son odiosas y no deja de ser cierto, ya que todo ese odio va directamente a ti. Focaliza en tu vida y trata de superarte a ti mismo día tras día, no a los demás.

 

10. Quiérete, respétate y regálate momentos

 

Eres tu fiel compañer@, la persona que te va a acompañar en cada paso que des. Eres lo mejor que tienes y tienes todo el derecho del mundo a ser feliz.

Conócete en profundidad y aprende a expresar tus deseos y pensamientos de manera asertiva. Aprende a decir no, de la mejor manera posible, y sin miedo al rechazo.

Haz aquello que te aporte bienestar. Busca tus momentos de felicidad, de sentirte en consonancia con el mundo. ¡Disfruta! Es en esos momentos donde es más fácil encontrarse a uno mismo.

11. Aceptación y compromiso

 

Para reducir aún más nuestros miedos está la estrategia de aceptación y compromiso, un método con gran eficacia científica para superar las creencias negativas que nos bloquean.

En lugar de ignorar los pensamientos negativos te recomendamos que aprendas a desligarte de ellos, verlos como algo que no eres tú. No te identifiques con ellos, tú no eres tus pensamientos. De esta forma perderán su poder al convertirte a ti en un mero observador.

Técnicas como el mindfullness nos ayudarán aún más a conseguir este objetivo.

12. Vive en el presente

 

Deja de arrastrar cosas del pasado y de pensar en lo que vendrá en el futuro. Ambas cosas llenan tu mochila de piedras impidiéndote avanzar. Hoy es el presente, vívelo con intensidad. El pasado ya forma parte de ti y es un buen maestro y el futuro lo estás creando ahora mismo.

13. Reflexiona y visualiza

Piensa en todo lo bueno que te ha pasado a lo largo del día y en lo que podrías mejorar. Visualiza cómo te gustaría ser o qué quieres conseguir. A ser posible, escríbelo.  

Pon este hábito en práctica durante 21 días, para crear el hábito.

  El objetivo de este post es recordarte que la única persona capaz de cambiar tu vida eres tú. Conócete y valórate porque eres única. Deja de poner el foco en el exterior y mira dentro de ti.  No te dejes llevar por anuncios y ten presente que la belleza de la mujer brilla por sí misma en cualquier momento de su vida, sobre todo cuando se quiere a sí misma. Abrázate y acéptate. Potencia tus virtudes y trata de mejorar, con amor, lo que menos te guste. Siempre teniendo presente que tú eres lo más importante.

Sé benevolente contigo mism@, háblate como hablarías a alguien a quien quieres y admiras, desde el amor. Cuentas con un enorme potencial que saldrá a la luz cuando tu autoestima esté nutrida con el amor que mereces.

Pon en práctica los ejercicios que te hemos propuesto, date la oportunidad de probarlos durante 21 días, el tiempo recomendado para crear un hábito, ¡te sorprenderás con los resultados! Y, si quieres, cuéntanos cómo te sientes y si te han funcionado

Un fuerte abrazo, esperamos que os sirva de ayuda este artículo. 

¡Gracias a tod@s!

¿Te gusta este articulo?

Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Reserva ahora tu consulta gratuita!!

658331867

De Lunes a Viernes 9.30 – 14.00 & 16.30-20.30

Sabados 10.00-14.00

Dirección : Calle Poeta Miguel Hernandez 34 03201 Elche Alicante

Email info@www.adabeauty.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp WhatsAppeanos